Un poco más de respeto a los actuales Campeones del Mundo de Formula 1 (I)

Sebastian Vettel, Red Bull Racing, GP Europa 2011. Formula 1. Domingo, carrera,

Sebastian Vettel, Campeón del GP Europa 2011 de Formula 1

Opinión | Formula 1 | F1 Rev: Este artículo de opinión ha estado durmiendo en el ciber-cajón desde el 25 de junio, justo después de la sesión de clasificación del Gran Premio de Europa de Fórmula 1 celebrado ese fin de semana en Valencia; reconozco que parte de culpa la tienen mis pequeños problemas personales que de vez en cuando perjudican mi quehacer diario, aunque la verdadera razón estriba en calmar mi indignación (palabra que lamentablemente se está poniendo demasiado de moda). Siguiendo el ejemplo de Joey Tribbiani (personaje de la serie televisiva norteamericana “Friends”, traducida pésimamente como “Colegas” en España) cuando lee un libro que empieza a atemorizarle, su favorito es “El Resplandor”, lo encierra en el congelador para que se enfríen las “cosas” y no ocurran. Pues así ha estado este artículo en la nevera para ver si desaparecían las causas que lo provocaron, pero que si quieres arroz Catalina. No me ha quedado más remedio que sacarlo del congelador y terminar de escribirlo.

Después de ver otra demostración durante la sesión de clasificación del Gran Premio de Europa por parte de Red Bull Racing y Sebastian Vettel de como se realiza un excelente trabajo y de la profesionalidad que demuestran en cada gran premio celebrado hasta la fecha de esta temporada y la trayectoria de cinco años, los comentarios de la prensa española especializada en la Fórmula 1 y en particular los de Antonio Lobato, en un medio nacional que además tiene en exclusiva la retransmisión en directo del Campeonato del Mundo de Fórmula 1 (la TV3 desde que tengo uso de razón ha tenido ese derecho a nivel territorial , cedido a Canal 9 también a nivel territorial y Marca TV en diferido con muchas horas de diferencia) , menospreciando a un piloto y su equipo por hacer bien su trabajo simplemente porque no es el piloto y la escudería que él prefiere, me parece una actitud de niño con rabieta en vez de un hombre hecho y derecho, carente de ética profesional y la necesaria objetividad que como profesional de un medio de comunicación debería tener. Será un gran comunicador de sensacionalismos, alonsismos y demás “ismos” que es tan propenso,  pero desde luego adolece de cualidades implícitas al periodismo informativo objetivo de calidad. Lamentablemente ha ido arrastrando a esa vorágine de “ismos” al resto de la prensa española especializada en la Fórmula 1, al menos aquellos que han decidido olvidarse de la Fórmula 1 como deporte y venerar la facilidad que brinda el mono-tema Fernando Alonso.

Red Bull Racing y Sebastian Vettel ganaron el Mundial de Fórmula 1 de la temporada 2010 de forma limpia, profesional y con mucho sudor y lágrimas. El RB6 adolecía de excesivos problemas de fiabilidad que lastraron durante la temporada su más que demostrado rendimiento. El monoplaza diseñado por Adrian Newey volvía a mostrarse como el diseño a batir por parte de las restantes escuderías, heredó del soberbio RB5 un superior agarre aerodinámico y mecánico que ningún otro monoplaza tenía, salvo el Brawn BGP001 con su innovador doble difusor que exprimía al máximo la reglamentación vigente en el 2009 y permitió a Jenson Button obtener su primer Campeonato del Mundo de Fórmula 1. Además la política oficial durante toda la temporada 2010 de Red Bull Racing de mantener la competencia interna, la lucha por el mundial de ambos pilotos del equipo austriaco hasta el último gran premio minó la supremacía que hubiesen mostrado si, como hizo la Scuderia Ferrari  con Fernando Alonso y Felipe Massa, hubiesen elegido un piloto como principal y al otro como secundario (Antonio Lobato ya reclamaba esa subordinación desde la SEGUNDA carrera del mundial). Es verdad que en algunos momentos se podría tener la apreciación que un dirigente en concreto, Helmut Marko -Asesor de competición de Red Bull Racing y Toro Rosso- tenía predisposición hacia un piloto en concreto, Sebastian Vettel, pero es completamente lógico que el manager de un piloto vele por los intereses de los pilotos a los que representa, aunque como equipo, Red Bull Racing mantuvo a ambos pilotos como candidatos reales a ganar el título mundial en el 2010.

Adrian Newey, Red Bull Racing, GP Europa 2011. Fórmula 1. Sábado, hospitality

Adrian Newey, Red Bull Racing, GP Europa 2011

Mark Webber con una serie de errores de conducción por su parte, así como una lesión que mantuvo oculta incluso a su propio equipo, fue el único responsable de perder el mundial a manos de Sebastian Vettel. Fernando Alonso, que también sufrió excesivos problemas de fiabilidad con el motor del F10 al principio de la temporada, perdió el mundial porque la Scuderia Ferrari decidió una estrategia defensiva; según sus estrategas, había que defender un mundial que creían ganado y que Sebastian Vettel no representaba una amenaza. Así les fue, tomaron decisiones tácticas de protección contra las acciones de Mark Webber, olvidándose de Sabastian Vettel, en vez de ir a ganar el mundial intentando terminar lo más arriba posible en la clasificación del Gran Premio de Abu Dhabi 2010, lo que les hubiera reportado ganar el Campeonato del Mundo de Pilotos de las manos de Fernando Alonso.

Sebastian Vettel, Red Bull Racing, GP Europa 2011. Fórmula 1. Domingo, carrera,

Sebastian Vettel, cruza la meta en el GP de Europa 2011 de Formula 1

Sebatian Vettel hizo exactamente lo que tenía que hacer y lo que el equipo exigía, sin fallos (en las últimas 5 carreras, en el Gran Premio de Korea su motor le traicionó). Ganó el mundial merecidamente y luchando hasta la última décima de segundo por llevarse la gloria. Nos podrá gustar o no, pero fue él y Red Bull Racing los justos vencedores de la temporada 2010. Aunque nos duela, en especial, no sé por qué a ti más Antonio, Vettel se convirtió en el piloto más joven en ganar el Campeonato del Mundo de Formula 1. Empieza a batir todos los récords que Alonso ha ido estableciendo y por lo tanto, todos aquellos parabienes, adjetivos y atributos próximos a la deidad que atribuías a Fernando Alonso también deberían ser atribuidos a Sebastian Vettel. (Continúa)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.