Y seguimos con los difusores soplados y meteduras de pata de la FIA

FIA, logo

FIA, regulador de Fórmula 1

Opinión | Formula 1 | F1 Rev: La FIA vuelve a liarla. No se sabe por qué a la FIA de Jean Todt le encantan los golpes escénicos de última hora y las maquinaciones orientadas a controlar el desarrollo del Mundial de Fórmula 1, cuando al final el resultado es  una imagen de intervencionismo descarado, cortaprisas y caos. Claro que Jean Todt no estaba cuando se fraguó todo este lío.

Todos estos hechos son recientes pero cuando se tira de la madeja se ve la tendencia a la intervención de Bernie Ecclestone y Max Mosley en los designios de la Fórmula 1. Tengamos perspectiva y sigamos el hilo hacia el pasado desde el presente.

Charlie Whiting, FIA, Formula 1

Charlie Whiting, delegado de la FIA, Fórmula 1

Ya desde el Gran Premio de España, quinta prueba del Mundial de Fórmula 1, hace ya más de dos meses, se comunicó a los equipos la intención de eliminar o restringir severamente el sistema de difusores soplados. Charlie Whiting -Delegado de la FIA en carrera- tuvo que posponer la implementación de la nueva normativa aprobada hasta el GP de Gran Bretaña debido a la presión de los equipos que utilizan motores Renault y que son los que mejor han desarrollado la tecnología de los difusores soplados  conjuntamente con los mapa motor específicos. En el Gran Premio de Europa celebrado en Valencia hace dos semanas, la FIA vuelve a modificar la reglamentación, esta vez prohibiendo el uso de distintos mapa motor entre clasificación y carrera (generando un sin fin de áreas grises en su aplicación), los Red Bull Racing y Sebastian Vettel en particular se muestran imbatibles una vez más, augurando un posible Campeón del Mundo de Fórmula 1 a tres tercios del final del mismo. La norma propuesta y aprobada para el GP de España y el añadido del GP de Europa que rigen el flujo de aire que sale de los escapes durante los periodos de no aceleración y el uso de distintos mapa de motor entre clasificación y carrera ha de implementarse en el GP de Gran Bretaña, con una ligera modificación: el flujo de aire soplado ha de ser como máximo del 10% a 12.000 rpm y del 20% a 18.000 rpm. Ya van tres cambios en la normativa en medio de una temporada de Fórmula 1.

Christian Horner, Red Bull Racing, Formula 1.

Christian Horner, Red Bull Racing, Fórmula 1.

Comienza la primera sesión de entrenamientos libres del GP de Gran Bretaña, como es habitual, el viernes por la mañana. La FIA distribuye entre las escuderías, pasados casi 40 minutos de la sesión, un comunicado que permite a los equipos propulsados por el motor Renault llegar hasta el 50% de soplado en periodos de no aceleración y a los equipos que montan motores Mercedes a usar el 50% de los cilindros siendo alimentados en los periodos de no aceleración. Cuarto cambio en la normativa y además en mitad de un gran premio en pleno desarrollo.

¡Pero eso no es nada! Resulta que los monoplazas propulsados por Renault ya llevan desde el principio de la sesión haciendo uso de la recién explicada modificación y los que montan Mercedes también, ya que llegaron a un acuerdo con la FIA antes del gran premio y los demás equipos sin tener conocimiento oficial de dichos acuerdos, modificaciones, etc.

Martin Whitmarsh, Vodafone McLaren Mercedes, Formula 1.

Martin Whitmarsh, Vodafone McLaren Mercedes, Fórmula 1.

En la rueda de prensa oficial de la FIA en la tarde del viernes, se monta una pequeña riña entre Martin Whitmarsh -Director Principal de Vodafone McLaren Mercedes- y Christian Horner -Director Principal de Red Bull Racing- sobre los soplados en frío, caliente, si tú antes, si yo también, etc. Vamos que los dos habían llegado a acuerdos con la FIA en exclusividad para saltarse a la torera la normativa que debía implementarse en este gran premio.

Charlie Whiting convoca una reunión con los responsables de los equipos para la noche del viernes, de la cual no se obtiene un consenso y por la mañana del sábado la FIA emite un comunicado permitiendo a los motores Mercedes usar su sistema de soplado en caliente y limitar el uso del soplado en frío (todos los de más motores, vamos Renault) a un 10% a 12.000 rpm y 20% a 18.000 rpm.  Ya son cinco cambios de la normativa y tres de ellos en menos de 24 horas.

Obviamente a Christian Horner y Adrian Newey no les gusta nada esta decisión y han estado hablando con Charlie Whiting toda la mañana de este sábado.

Bueno y ¿todo esto qué tiene de especial a parte del cachondeo que tiene la FIA con su propia normativa ?

Mucho más de lo que simplemente aparenta. Estamos hablando de que ha quedado al descubierto claramente cómo la FIA interfiere abiertamente en el desarrollo del Mundial de Fórmula 1 cuando le interesa comercialmente a Bernie Ecclestone. No solamente esta temporada, sino siempre. La competición no es abierta y equitativa.

RS27, Renault Sport F1. Formula 1

RS27, Renault Sport F1. Fórmula 1

Hagamos un poco de historia. La razón que esgrimen Mercedes y Renault para mantener un porcentaje mayor de soplado en periodos de no aceleración que permite la normativa es la fiabilidad de los propulsores. Pero si los propulsores fueron congelados desde el año 2007 por un periodo de diez años y entonces no se había aplicado esta tecnología (aunque ya se utilizó en los años 80). O sea, que Renault, con el beneplácito de la FIA, modificó sus motores en el año 2009 por motivos teóricos de fiabilidad y de igualar la potencia con el resto de propulsores, cuando realmente lo que hicieron fue diseñar un nuevo sistema de propulsión, conocido hoy como difusores soplados en frío, y ahora no pueden usar esos motores sin esta tecnología. En palabras claras: se permitió a Renault saltarse a la torera la normativa de congelación de motores con el beneplácito de la FIA. Pero lo más llamativo es ¿cuándo modificó Mercedes sus propulsores para acondicionarlos a su tecnología de soplado en caliente? Porque ahora ellos también esgrimen la fiabilidad como razón de permitirles seguir usando su sistema. Otra vez en palabras llanas: la FIA permitió a Mercedes modificar la estructura básica de sus propulsores saltándose a la torera la regulación vigente. O los dos equipos mienten como cosacos al esgrimir problemas de fiabilidad, ya que los propulsores originalmente diseñados en el 2006 no contaban con esta tecnología en su diseño básico.

Bernie Ecclestone, Formula 1

Bernie Ecclestone, supremo de la Fórmula 1

A partir de una legislación que congelaba la evolución de los propulsores que montan los monoplazas de la Fórmula 1 y los siguientes permisos por parte de la FIA para no cumplir con dicha reglamentación hemos llegado a una situación absurda: a Bernie Ecclestone no le interesa comercialmente que un equipo domine el Mundial de la Fórmula 1, fuerza a la FIA a modificar a mitad de campeonato la normativa, los equipos que no usan dicha tecnología se enteran de su utilización y reclaman, los equipos que se ven perjudicados por la modificación de la normativa reclaman y alegan que se les ha permitido usar esa tecnología desde hace ya varias temporadas, para ocultar sus acuerdos no públicos con ciertos motoristas, la FIA modifica de nuevo la normativa y llega a otra serie de acuerdos no públicos que benefician a unos equipos en particular, y al final tenemos un entramado de intereses ajenos a la competición pura y equitativa que el aficionado ve como una manipulación clara del Campeonato de Fórmula 1.

No es culpa de Renault o Mercedes, ni de Red Bull, McLaren o Mercedes GP , la culpa es de la FIA que no vela por los intereses puros de la competición, sino intereses comerciales que les obliga a permitir “excepciones” a la normativa con acuerdos privados que mantienen ocultos porque si se hiciesen públicos ocurriría lo que está ocurriendo ahora: caos y sensación de fraude por parte de los pobres inconscientes aficionados que somos.

Queremos reglas claras, estables, equitativas y justas, acordadas por todos los componentes del Mundo de la Fórmula 1 y alejados de los intereses partidistas y temporales.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.